6 Útiles consejos de mantenimiento preventivo para tus equipos

Si te ha gustado este artículo, compártelo!

La expresión “mantenimiento preventivo de equipos” provoca en muchos una sonrisa de incredulidad. Los equipos funcionan y si dejan de hacerlo es porque no son buenos y tienen averías inesperadas e inexplicables. Son pocos los que mantienen un calendario de tareas de mantenimiento y menos aún los que invierten en un contrato de mantenimiento.

En este post os ofrecemos unos unos consejos de uso, instalación y mantenimiento preventivo, que servirán sin duda para prolongar la vida de nuestros equipos, con el fin único de rentabilizar la inversión que hicimos en su momento, evitando en la medida de lo posible los fallos inesperados y la correspondiente pérdida de tiempo y dinero.

1. Mantén los equipos bien refrigerados. La principal causa de fallo de un componente electrónico es su sobrecalentamiento. Las especificaciones de un componente indican que es capaz de trabajar sin problemas hasta 70 u 80 grados. Alguien puede pensar que si la sala de trabajo está a 23 grados, es suficiente. Pues NO, al menos no necesariamente, ya que si el equipo tiene mala ventilación, en su interior se pueden alcanzar temperaturas claramente superiores a las marcadas como límite. Debes por tanto:

a) Asegúrate de que las aberturas de ventilación están totalmente libres. Si el equipo es portátil, ver dónde se ubican las entradas y salidas de aire y situarlas de tal forma que este circule libremente. Si es una instalación, comprueba el flujo que ha pensado el fabricante y respétalo, proporcionando al equipo el aire frío por la parte adecuada y haciendo que el aire caliente expulsado se aleje fácilmente. 

b) No apiles equipos. Tanto si es en una instalación fija, como si es un montaje temporal, hay dejar espacio entre aparatos. La circulación de aire suele ser de abajo a arriba o de delante a atrás, extrañamente es lateral, por lo tanto, si apilas los equipos, estarás tapando alguna ventilación y por supuesto, el calor generado por el equipo de abajo se transmitirá directamente al superior. Deja siempre el equivalente a una unidad de rack entre equipos.

Susan Stockwell´s

c) Limpia regularmente filtros y ventiladores. Aún cuando las ventilaciones estén libres, si los filtros o los propios ventiladores están sucios, el aire circulará con dificultad y no alcanzará la velocidad necesaria para refrigerar los componentes. Es necesario marcar un calendario de limpieza que dependerá de cada instalación. En lugares limpios, un par de veces al año pueden ser suficientes, pero lo habitual es que tengamos que limpiar cada dos o tres meses. También es buena práctica la limpieza interior de los equipos, al menos una vez al año.

d) No sitúes los equipos cerca de fuentes de calor o al sol. Esta evidencia aplastante no es siempre tenida en cuenta. Vemos equipos cerca de radiadores o dejados directamente al sol. No es tan difícil situar los aparatos alejados de un radiador o disponer un parasol para proteger esa cámara que trabaja a pleno sol.

e) Vigila el grado de humedad de la sala. La electrónica y la humedad no pueden ir juntas, ni tan siquiera en la misma frase. Si los equipos están instalados en una sala de aparatos refrigerada, vigila que las máquinas de aire acondicionado no añadan humedad al aire, la condensación que se produce en el paso del aire frío al calor interior de un equipo puede hacer que una minúscula gota genere un cortocircuito de consecuencias nefastas.

Si no dispones de sala de aparatos independiente, procura que la sala no sea especialmente húmeda, evita humidificadores o cualquier otro sistema de evaporación.

2. No conectes todos los equipos en la misma toma.  En una instalación temporal es difícil cumplir este requisito, pero es habitual ver regletas de 10 o 12 tomas llenas con equipos cuyas fuentes consumen más de 400W cada una. Sucede que esa regleta está conectada a un magneto-térmico y a su diferencial correspondiente, lo que puede provocar dos situaciones desagradables:

a) Arranque de equipos. En el momento de arranque de cualquier equipo, se producen transitorios tanto de tensión como de corriente que pueden hacer saltar el magneto-térmico, seguramente cuando más daño haga. Es recomendable utilizar magneto-térmicos super-inmunizados, disponibles en el mercado, que son mucho menos sensibles a este tipo de transitorios.

 b) Acumulación de fugas. Toda fuente de alimentación, por muy buena que sea, tiene pequeñas fugas a tierra que van haciéndose mayores con el envejecimiento de los componentes y el calentamiento provocado por un trabajo intensivo. La suma de las fugas de varios equipos conectados a la misma regleta provocará, antes o después, lo que se conoce como “salto intempestivo del diferencial” que no es otra cosa que cuando estemos en medio del trabajo definitivo se va la alimentación y lo perdemos todo. No caigas en la tentación de sustituir los diferenciales de 30mA por los de 300mA, ya que no están permitidos salvo en salas de aparatos con acceso restringido.

Para remediar estas dos situaciones, reparte la carga en un par de regletas que estén conectadas a conjuntos Magneto-Diferencial independientes. Es recomendable que, por ejemplo, fuente de alimentación principal y redundante estén separadas ya que si tenemos las dos en la misma toma, si se va la tensión, perdemos el equipo, mientras que si están separadas, puede que logremos seguir trabajando.

3. Instala antivirus en los equipos informáticos y mantenlos activados solo en aquellos que recomiende el fabricante. Los equipos que mueven video necesitan toda su capacidad de proceso para este fin, por tanto, no deben tener procesos en segundo plano que ocupen procesador. Por otro lado, es prácticamente imposible evitar el contagio de virus en equipos conectados a una red o a los que se conectan discos externos a través de USB, Thunderbolt, Firewire, etc. Un buen antivirus, activado de forma manual un par de veces al mes para revisar la integridad del equipo nos librará de infecciones inesperadas.

4. Defragmenta discos. Borra lo innecesario y una vez hecho, defragmenta los discos duros de tus sistemas, sobre todo si trabajas bajo Windows. La instalación y desinstalación de programas, y en el caso del trabajo con vídeo, el gran tamaño de los archivos generados que dejan huecos inútiles tanto al grabar como al reproducir, hace imprescindible un defragmentado que se puede realizar al acabar con cada trabajo. Es una buena práctica la de trabajar en edición contra discos específicos de vídeo, en los que no vaya a residir otro tipo de datos y que podamos borrar y regenerar e incluso formatear cada cierto tiempo, sin pensar en que podamos perder información como recursos, grafismos, etc.

 5. Haz Backups, no son una pérdida de tiempo. Como ya tratamos en nuestro anterior artículo “6 Consejos para aumentar la eficiencia en un estudio de producción”,  la copia de seguridad no es necesaria hasta que pierdes tu primer trabajo sin posibilidad de recuperación. No esperes a ese momento para planificar una estrategia de copia de seguridad a medida de tus capacidades

6. Que la última versión de sistema operativo la pruebe otro. No instales parches ni versiones que no estén homologadas por el fabricante y aún así, no tengas prisa por hacerlo, salvo que sepas con certeza que la nueva versión va a solucionar algún problema concreto que te afecta.

Es habitual que las nuevas versiones incluyan muchas mejoras y algunas “peoras”, es decir, cosas que el programa hacía bien, o al menos como te gustaba y que de repente al instalar la nueva versión desaparecen o empeoran. En estos casos la vuelta atrás puede ser muy difícil, sobre todo si lo que estamos cambiando es un sistema operativo. Por tanto, prudencia con las actualizaciones.

Siguiendo estos consejos, ahorrarás más dinero del que te puedes imaginar en reparaciones y sobre todo, en tiempos muertos en de aparatos, que al fin y al cabo van contra la rentabilidad de tu negocio. 

Si aún así tu equipo ha dejado de funcionar, te puedes poner en contacto con nosotros para que gestionemos su reparación a través de tecnico@avacab.es ó  91 545 60 49

About AVACAB AUDIOVISUALES Asesoramiento Audiovisual Profesional

Asesoramiento y venta de equipamiento audiovisual profesional
This entry was posted in Consejos and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.