En un artículo anterior ya hablamos sobre el  “Interface SDI, una solución mono-cable para audio y vídeo” pero en esta ocasión queremos resaltar la importancia de utilizar un buen cable, bien conectado, en nuestras instalaciones audiovisuales y con coste muy razonables, ya que de no ser así, las consecuencias podrían ser nefastas.

Cuando se trabaja habitualmente con cables de audio o vídeo, uno se familiariza con las pantallas y su construcción. Algunas son de malla o trenza, son buenas en bajas frecuencias desde 1KHz, hasta que deterioran su aislamiento progresivamente sobre los 400MHz, ya que las aberturas en la estructura de la trenza son más amplias cuando la longitud de onda es menor.

Las pantallas de cinta son mejores para altas frecuencias, empezando sobre los 10MHz y hasta más de 20GHz en algunos diseños de cable. La cinta es fina y frágil, lo que plantea un problema en los puntos de conexión, por lo que normalmente, cuando hay una cinta, hay un hilo de drenaje que puedes soldar al conector.

Finalmente encontramos la combinación de cinta y malla, que supone el ideal de aislamiento cuando se utiliza una cobertura de malla por encima del 95% y una cinta situada por debajo.

Esto puede incluso mejorarse añadiendo una segunda cinta, un sándwich de dos cintas con una malla intercalada al 95%, estos cables se conocen como Tri-shield (tres pantalla). Algunos fabricantes, para el caso de video digital, llegan incluso a utilizar cuatro pantallas, dos de cinta y dos de malla, que requieren conectores muy concretos y normalmente utilizan como pantalla hilos de aluminio en lugar de cobre.

Aunque parezca rudimentario, en el caso de los cables, su peso es determinante para saber cuánta pantalla tenemos. Todos los fabricantes emplean más o menos el mismo tipo de plástico inyectado para la construcción de los aislantes, por lo que a igual longitud pesada, el que más pesa es el que tiene más cobre y habitualmente más pantalla.

Cuando se dispone de malla y cinta, no es necesario el hilo de drenaje, la malla sirve también como punto de contacto de la cinta. Al engasta un conector BNC, ambas partes, malla y cinta, hacen contacto eléctrico con el exterior del conector, aunque es la pantalla el principal soporte mecánico. Sin embargo, en cables de audio para instalación, es habitual el uso de una cinta de aluminio con hilo de drenaje, de forma que al desenfundar el cable, el hilo de drenaje no necesita ser destrenzado, solo cortado a la distancia adecuada y soldado en su punto.

De lo anterior se podría deducir una contradicción: si la pantalla de cinta es más efectiva a partir de 10MHz, ¿por qué se utiliza para la construcción de cables de audio analógico? La respuesta es simple, las pantallas de cinta previenen que la RF (Radio Frecuencia) llegue a nuestro mezclador o micrófono a través de los cables.

La siguiente pregunta es evidente: ¿Qué hace que no entre ruido de baja frecuencia en un cable con pantalla de cinta? De eso se encarga el trenzado de los dos cables que componen el vivo de la señal balanceada. De hecho, en esto se basan todas las líneas balanceadas sin apantallar o cables UTP (Unshielded Twisted Pairs): la señal balanceada y la trenza de los cables que la transportan rechazan el ruido electromagnético. Este efecto se produce desde frecuencias muy bajas hasta en cables de datos de 10 Gigabit que llegan a 625MHz por par. Alguien podría argumentar frente a esto que, a frecuencias de Gigahercios, donde cualquier diferencia de longitud entre los hilos que componen el par impide el correcto funcionamiento del balanceo, se hace necesaria la pantalla, pero estos problemas suceden en la zona de los GHz, muy lejos de los Hz en los que se encuentra la señal de audio.

Una vez que tenemos los cables con las pantallas adecuadas y unidas a los puntos de masa del conector, ¿por qué se producen los lazos de tierra? Todo se origina a partir de una diferencia de potencial entre el extremo del cable donde está conectada la fuente y el correspondiente al destino. Esa diferencia de potencial hace que fluya corriente por la pantalla del cable, haciendo de esta una antena capaz de introducir en el par balanceado todo el ruido y radiaciones electromagnéticas externas. Por supuesto que el par rechaza todo lo posible, pero no es perfecto.

La solución real de este problema es el diseño de una instalación en la que todas las tierras estén al mismo potencial, pero cuando estamos en una instalación antigua o un evento al aire libre, es prácticamente imposible. Un recurso habitual es abrir la tierra en uno de los extremos, pero ¿Cuál? La lógica nos dice que es mejor dejar conectado el lado de la fuente, salida en baja impedancia y cortar en el destino, alta impedancia. En todo caso, tenemos un cable con un solo lado a tierra en lugar de dos y por tanto, la mitad de efectividad.

Cuando cortamos la tierra en el conector de destino, estamos creando una suerte de filtro de altas frecuencias, lo que debemos tener en cuenta al trabajar.

Hemos descubierto las ventajas de los cables UTP de datos: no hay lazos de tierra y no tienen efectos de filtro, así que, por qué no utilizar los cables UTP para audio. Por supuesto que se podría, excepto cuando la tierra es imprescindible, como sucede en los micrófonos con alimentación Phantom. En todo caso, el uso de UTPs en audio es solo razonable cuando el entorno de trabajo esté controlado en cuanto a radiaciones electromagnéticas, cosa que no sucede habitualmente ya que la sola presencia de un teléfono móvil en proximidad de un cable de señal produce una interferencia por todos conocida.

Si lo que transportamos es una señal de vídeo, no hay otra forma de hacerlo que conectando ambas ambos extremos a tierra y si tenemos problemas, utilizar aisladores que nos separen la diferencia de potencial sin afectar a la señal.

Avacab comercializa los cables de audio PERCON, como el económico AK203, compuesto por un par trenzado y que dispone de una pantalla en espiral con cobertura al 100% e hilo de drenaje para una fácil soldadura.

El cable CMK222 de CORDIAL tiene composición similar, pero no dispone de hilo de drenaje. 

En cables de audio con pantalla de cinta de aluminio/poliester, el PERCON AK150AL ofrece unas altísimas prestaciones para un estudio de grabación a un coste muy razonable.

Si tienes alguna duda sobre qué cable utilizar PREGÚNTANOS

tecnico@avacab.es

1 thought on “Cables: lazos de tierra en audio y video

Leave comment