Cada día se recurre de forma más habitual a los extensores de señal que utilizan el par trenzado, también conocido como cable de Categorías 5 ó 6 o simplemente, como cable de red informática. 

Lo primero que hay que tener claro de los equipos que transforman casi cualquier señal con su conector correspondiente, en una señal que viaja por un cable de cuatro pares trenzados, es que esta señal no puede viajar por la red informática. La señal de datos de red informática funciona de tal manera que un ordenador transmite cuando encuentra el cable libre y las señales de imagen ocupan el cable constantemente ya que el vídeo es una señal continua en el tiempo. Es improbable que se produzca una avería si por error conectamos un convertidor a un equipo de red como un HUB o un SWITCH, pero con toda seguridad, no funcionará ni uno ni otro.

Es importante saber la distancia a la que vamos a trabajar. Existen soluciones para distancias hasta 100 metros, pero podemos ajustar nuestro presupuesto si acomodamos el equipo a la distancia. Como en casi todo, cuanto más lejos llegue, más caro es. Si suponemos una señal HDMI, hay aparatos con un precio muy razonable que llegan de 20 a 30 metros y empieza a subir el precio cuando la distancia que tenemos que alcanzar ronda los 50 o 60 metros. Hasta 20 metros, si la canalización es buena, sigue siendo recomendable utilizar cables con un auto-amplificador incorporado, estos cables toman la alimentación disponible en el conector HDMI de nuestra pantalla y amplifican y ecualizan la señal para hacerla válida para su uso.

Caso aparte es el de las tiradas de 80 a 100m, en las que para DVI o HDMI es necesario aplicar una modulación de señal digital que encarece notablemente los equipos, además, estos equipos no son compatibles con los de los tramos anteriores ya que utilizan modos de transmisión distintos.

Cuando utilizamos el extensor con señales analógicas, podemos encontrarnos con rebotes de imagen en las transiciones, pero nada comparable a los problemas que nos dará probablemente las señales DVI y casi con toda seguridad las HDMI. En VGA la información, pese a que es mejor que sea bidireccional, suele servir con enviar los colores RGB y su sincronismo asociado, pero en HDMI, o tenemos un retorno de información o es muy probable que no veamos nada. El sistema de protección que incorporan tanto DVI como HDMI, conocido como HDCP impide que conectemos a nuestro reproductor o receptor de satélite, un tipo de equipo para el que no tenga derechos la señal, en otras palabras, el HDCP impide que podamos grabar la señal con toda su resolución e incluso puede impedir que la distribuyamos a varias pantallas. En instalaciones donde es preciso alcanzar la máxima calidad y nuestra fuente sea HDMI, lo mejor es convertirla a DVI con su audio asociado en analógico o digital y hacer la distribución en DVI, formato en el que se puede evitar la protección.

Dejando a un lado los formatos de señal, debemos prestar atención al cable. Es conveniente seguir las instrucciones de fabricante pues hay equipos preparados para trabajar únicamente con Cat.5 y otros que pueden trabajar indistintamente con Cat.5 o Cat.6. Por norma general, salvo que se especifique en contra, los equipos para envío de VGA trabajan con cable Cat.5 y los que trabajan con formatos digitales pueden funcionar con Cat.5 ó Cat.6. En todos los casos, la transmisión de la señal es mejor y las distancias son reales si se utiliza cable rígido y apantallado en lugar del flexible. También los conectores tienen importancia, los RJ45 deben ser apantallados y si el equipo no dispone de hembras con apantallamiento, conectar uno de los extremos de la pantalla al chasis suele dar buen resultado.

Desde Avacab podemos asesorarte en la compra del extensor que mejor se adapte a tus necesidades. Valoramos técnicamente tu instalación y te hacemos una propuesta a medida que no suponga un gasto innecesario sin compromiso.

Un buen ejemplo es el SHE HE03LR que es capaz de transmitir una señal HDMI a 100 metros y dispone de una salida adicional de RJ45 para ser encadenar más receptores, hasta un total de 5 y alcanzar 500m.

 

 

Leave comment