Monitorado en salas de producción y edición: recomendaciones

Si te ha gustado este artículo, compártelo!

En este nuevo artículo aportaremos algunas claves para saber elegir un monitores de referencia de campo

En tus proyectos edición o producción de video, además de la imagen, necesitas un modo de reproducir el sonido de la manera más precisa posible. Resulta fundamental para cualquier ingeniero, confiar totalmente en lo que escucha. Así lo más adecuado es contar con sistemas que sean capaces de reproducir fielmente la señal de sonido, sin estropearla ni mejorarla.  Para poder identificar los posibles problemas  en nuestra señal podríamos utilizar cualquier tipo de auriculares o altavoces HIFI, el problema que tenemos con este tipo de altavoces es que tienen un “sonido propio” o lo que llamamos  “colorear” la señal. Necesitamos que lo reproducido sea lo más fiel posible a lo grabado,  para identificar todas sus  características, las buenas y las malas. Tus monitores ideales deben reproducir de la señal que se les entrega de manera transparente.

Cuando se estudian los sistemas de audio, una de las primeras cosas que aprende es que el altavoz, debido a su condición mecánica, es el elemento más distorsionante de la cadena. Por otro lado,  cuando el sonido sale del altavoz, lo primero que encuentra es el aire y el medio donde se propaga,… para entendernos, el camino que recorre el sonido dentro de nuestra sala de edición, desde el altavoz hasta nuestros oídos. Entonces, ¿cómo encaja todo esto con el párrafo anterior?

Aquí es donde entra el término, Monitor de referencia de Campo Cercano. Este tipo de monitores están diseñados para aplicaciones de producción y postproducción de audio profesional. Los monitores de referencia deben reproducir la señal que reciben de la forma más precisa posible. Y esto  ¿en que se traduce? Principalmente en que sus respuestas en  frecuencia  y fase sean lo más lineales posible.

Por un lado, el monitor debe ser capaz de reproducir todas las frecuencias con el mismo nivel relativo, es decir, en la misma proporción que las tenemos en el conector de entrada. Sin ecualización ni coloración. Además, no se debe producir ningún desplazamiento de fase en ninguna de las frecuencias, algo especialmente complicado en las frecuencias de cruce de los filtros del propio monitor, que nos afectará por ejemplo, cuando queramos reproducir una buena imagen estéreo.

Por otro lado,  la referencia en el nombre al campo cercano, nos parece indicar que la ubicación de estos monitores frente al oyente, para tener una escucha adecuada, pueda ser importante.  Así es, el diseño de estos altavoces viene determinado por su uso en las proximidades del oyente, es decir en el campo directo del mismo. De esta manera no afectarán a la escucha las posibles reflexiones que se producen en el recinto (campo reverberante) ya que el sonido directo llegará antes y con (mucho) más nivel.

En este punto ya sabemos qué es lo que debo de pedir a mis monitores de escucha. A partir de aquí, tenemos un amplísimo abanico de posibilidades en el mercado.  Vamos a intentar de establecer unas claves para elegir en función de mis necesidades.

La mayoría de las compañías fabrican monitores de varios tamaños para adaptarse a cada situación.  Normalmente su tamaño viene definido por su altavoz de medios/graves que suele  ir desde 3”, hasta 7”/8” para  el caso de salas de edición de video ó hasta 10” en postproducción. En el caso de los monitores más pequeños, tendremos  una respuesta en graves menos precisa.  Dependerá por tanto la elección de estos, que la mezcla de señal de audio a editar no tenga gran componente de esas frecuencias, por ejemplo, cuando se trate principalmente de voz.

Por otro lado también existen diversas opciones en las entradas de señal de audio. Por supuesto, señal de línea implementada con entrada balanceada (XLR o combo jack/XLR) . Además puedes optar por una entrada digital AES EBU o SPDIF.

En este punto aprovecho para recordarte que necesitarás una (buena) tarjeta de sonido para pasar la señal  desde tu ordenador,  hasta los monitores. Aunque hay muchas opciones  pon especial cuidado en la calidad de los conversores DAC. (Focusrite Scarlett 6i6)

Hay otro factor que  será determinante para que no haya una respuesta lineal  en el audio reproducido por tu equipo de monitores. Se trata del emplazamiento de los mismos en tu sala de  edición o de postpo.

La mayoría de los problemas en la calidad del monitorado, es debida a los efectos del recinto o sala sobre el sonido radiado por altavoces o subwoofer. Un emplazamiento adecuado de éstos es crítico.

Como apunte principal, diremos que la simetría de  tu sistema de monitorado es esencial para que trabaje como  un buen par estéreo o sistema surround.  Además, debes evitar cualquier superficie reflejante en las proximidades de tu sistema de monitorado (paredes, mesa de trabajo,  etc..) Ten en cuenta, que los monitores más pequeños son los menos directivos, con lo que son más influenciables por su entorno. Estas reflexiones pueden producir cancelaciones a ciertas frecuencias en función de la posición relativa del monitor y cada superficie.  En general puedes tener como referencia las siguientes medidas.

En cuanto a su ubicación respecto a tu escucha,  primero  tienes que pensar en que tus oídos deben estar a la misma altura que el monitor, para lo que necesitarás unos soportes  y unos PADS  de material elástico, que consigan la altura apropiada y además que eviten la transmisión de la vibración del monitor al suelo o la superficie que los sostenga.

En cuanto al posicionamiento en la horizontal, tenemos dos posibilidades en función de si tu equipo  es un par estéreo, o  un sistema de monitorado de 5.0  ( ó 5.1).

Sistema  estéreo:

Debes construir un triángulo equilátero con los dos monitores  y tu cabeza como tercer vértice del triángulo.  En cuanto a la distancia de escucha del monitor, dependerá en primer lugar de las dimensiones de tu sala y en segundo lugar del monitor que hayas escogido.

 Sistema  5.1.

En este caso el posicionamiento vertical de los tres altavoces frontales debería ser el mismo. Pero nuestro cerebro es mucho menos crítico en la localización acústica en el plano vertical que en el horizontal, con lo que tolera una diferencia de unos 7º a 10º. Esto permite, por ejemplo, que puedas colocar el altavoz central  encima de tu pantalla o monitor de video sin que afecte notablemente a la escucha (cuida la reflexión del techo).

En el plano horizontal. Siguiendo con la máxima de que nuestra escucha debe ser lo más transparente a la señal original, debemos posicionar los altavoces equidistantes de  nosotros, manteniendo esa simetría de la que hablábamos antes. Por otro lado, debemos evitar las cancelaciones producidas por las superficies cercanas a las fuentes de sonido.  Sin entrar en más números, todo esto lo podemos resumir en el siguiente  esquema.

El ángulo de los monitores sourround,  puede variar de 100º a 120º en función de la geometría de la sala y del tamaño de los monitores. Una posición buena para el subgrave, no es en el centro de la sala o pared frontal.   El sitio adecuado es el “primer mínimo de presión de la radiación lateral”  esto   lo podemos traducir en, cerca de la pared frontal (máximo  60cm) y a una distancia intermedia entre la pared lateral y el centro de la sala.

Por último recuerda que son necesarios los ajustes finales de ganancia y respuesta en frecuencia y una calibración general del sistema monitores y subgraves en conjunto. Esto nos ayudará a corregir los problemas de solapamiento y cancelación debidos a las frecuencias de cruce e interacciones entre subwoofer y monitores.

Como ya sabrás, en el mercado hay un amplio espectro de sistemas de monitores que cumplirían con tus necesidades y las recomendaciones que hasta aquí hemos recogido, en mayor o menor medida.  En este punto, lo más sensato es llegar a una solución de compromiso con un equipo de calidad y prestaciones  suficientes dentro de tu presupuesto.

Así podemos encontrar algunos sistemas que cumplirán tus expectativas  y no necesariamente en función de tu presupuesto:

EVE y KRK se encuentran en un punto medio de precio, con unas características y precios más que aceptables. Para una sala de tamaño mediano/pequeño, aproximadamente de 4m x 3m, puedes optar por un equipo de  SC205 de EVE Audio, como monitor principal y TS108 como subgrave.

Características del SC205 :

Respuesta en frecuencia                                                        Patrón polar de directividad

 

Si necesitas que te recomendemos un modelo concreto dependiendo de tu presupuesto y/o de la instalación escríbenos un correo avacab@avacab.es 

About AVACAB AUDIOVISUALES Asesoramiento Audiovisual Profesional

Asesoramiento y venta de equipamiento audiovisual profesional
This entry was posted in Artículos técnicos, Video and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.