Este es el tercer artículo que le dedicamos a los conectores de audio y de video. Hemos hablado de los conectores VGA y los DVI . En esta ocasión nos dedicaremos al conector HDMI

Casi todos nos acordamos del Euroconector y de sus fallos de contacto, ahora nos enfrentamos con su homólogo digital y todavía no hemos aprendido, sigue teniendo fallos de contacto.

El conector HDMI (High Definition Multimedia Interface)   surgió como alternativa digital llamada a sustituir la conexión analógica que proporcionaba el Euroconector, también llamado conector SCART. Al igual que su versión analógica, el conector HDMI transporta imagen y sonido además de varios tipos de datos, lo que le hace ser ideal para una conexión doméstica ya que con un solo cable establecemos una comunicación plena entre fuente y dispositivo de presentación.

Físicamente, el conector HDMI es mucho más pequeño que el SCART y sin embargo, la cantidad de información transportada es ingente, el más habitual es el conocido como conector “tipo A” que consta de 19 contactos ordenados alrededor de una lengüeta central. Estos 19 contactos dan cabida a:

  • 3 canales de datos TMDS y uno de reloj, que llevan la información correspondiente a Video, Audio y datos auxiliares.
  • Un canal de CEC (Consumer Electronics Control) que utiliza el protocolo AV Link para el control de dispositivos.
  • Un canal de datos DDC y su reloj (Display Data Channel) que se encarga de informar a la fuente de las resoluciones soportadas por la pantalla. Es el protocolo que permite la transmisión de los datos EDID.
  • Un pin de alimentación de +5V
  • Un pin para la detección de conexión “en caliente”

Si hubiera que encontrar algo “negativo” a este conector, es que tiene una superficie de contacto pequeña y que no dispone de ningún sistema de fijación estándar. Estas dos características han hecho del HDMI un conector poco fiable a pesar de su teórica versatilidad.

En lo que concierne a la información que transporta, el HDMI es la conexión ideal,es capaz de transportar en su última versión, la 2.0, toda la información siguiente:

  • 4K@50/60Hz 2160p y 3D real
  • 32 canales de audio para Sorround con una respuesta en frecuencia de 1536kHz
  • 2 Streaming de video simultáneos para múltiples usuarios en la misma pantalla
  • Streaming de audio para 4 usuarios
  • Soporta relación de aspecto 21:9
  • Hace sincronización dinámica de video y audio del streaming
  • Soporta CEC extendido para el control de múltiples dispositivos desde un solo punto

Hasta llegar al punto actual, el HDMI ha ido pasando por diferentes versiones, todas ellas compatibles con las anteriores. Desde la v1.0 que ya soportaba HD, pasando por la v1.2,  casi olvidada ya que solo aportaba el sonido Super Audio CD hasta llegar a la v1.3 que duplicaba el ancho de banda y añadía todos los formatos de audio digital de bajas pérdidas, como el Dolby TrueHD y el DTS-HD.

En la actualidad, la versión con que nos encontraremos más habitualmente será la 1.4, aunque todavía hay muchas instalaciones y equipos 1.3. La v1.4 soporta la resolución 4K de baja frecuencia de cuadro, es decir, admite 4096×2160 pero a 24 cuadros por segundo, no a los 50 habituales y puede trabajar con mayor profundidad de color. En audio, ofrece un canal de retorno (ARC) y una novedad importante es que da cabida a una conexión Ethernet a 100Mbit/s para los nuevos televisores Smart-TV.

La norma 2.0 fue presentada en Septiembre de 2013 y a día de hoy se está empezando a implementar en los nuevos equipos.

Una peculiaridad que causa bastantes problemas es la protección anti-copia o HDCP (High-Bandwidth Digital Content Protection). El protocolo HDCP informa “aguas arriba” de los equipos que hay conectados a la salida, así si ponemos un distribuidor, este informará al dispositivo fuente del número y tipo de dispositivos conectados a sus salidas.

Es habitual que la señal HDMI tenga un número limitado de licencias de visionado, puede que solo una, y lo más probable es que no tenga ninguna licencia de copia con lo que si conectamos más de una pantalla o conectamos un grabador, la fuente se encarga de cortar la salida y no mostrar nada en digital, aunque si disponemos de una salida analógica, puede que lo sigamos viendo. Esta información es importante a la hora de diseñar una instalación ya que habrá que buscar la forma de evitar el HDCP si queremos distribuir la señal.

La longitud de los cables HDMI es otro de los caballos de batalla habituales. Un buen cable HDMI pasivo es improbable que funcione a más de 8 metros a tope de resolución, pero existen soluciones auto-amplificadas que pueden hacer llegar la señal hasta 20 o 25 metros. Es importante que elijamos correctamente el cable ya que existen 4 tipos distintos en función de si son Estándar o High Speed y si tienen o no Ethernet.

En Avacab puedes encontrar dentro de la categoría conectividad una amplia variedad de cables HDMI, si no encuentras lo que buscas o prefieres que ten enviemos una oferta, escríbenos a avacab@avacab.es

 

1 thought on “Pros y contras de las conexiones HDMI

Leave comment