Existen multitud de frecuencias de refresco horizontal y vertical. Tanto si queremos ver una señal de Alta Definición (HD) en una pantalla de definición estándar, como si queremos ver la señal VGA (progresiva) de nuestro ordenador en un televisor (entrelazado) necesitamos  un equipo que adapte la señal de origen a los requerimientos de nuestro dispositivo de display. Este equipo es conocido Scan Converter o conversor de barrido. 

Antes de entrar en mayor profundidad, podemos afirmar que los monitores de Plasma, LCD, LED, etc (planos) son de barrido progresivo y que los monitores de tubo, salvo los informáticos,  son de barrido entrelazado. Esto significa, a grandes rasgos, que los primeros trazan consecutivamente todas las líneas de un cuadro mientras que los entrelazados trazan primero las líneas pares y en una segunda pasada las impares. Esta afirmación nos será útil para entender cuando hay que realizar adaptación.

La conversión de frecuencias o formatos de barrido requiere de un proceso del video de la fuente y realizar en el las adaptaciones de tiempos necesarias para que se pueda mostrar correctamente en nuestra pantalla.

La necesidad de adaptación surgió desde el momento en que pretendimos utilizar una sola pantalla para visualizar tanto la señal de un ordenador como la procedente de un DVD o sintonizador de TV. Cómo ya vimos en los artículos anteriores: Pantallas de ordenador ¿Cuál es la diferencia? y ¿Qué son 720, 1080, 2K o 4K? además de números, desde las originales 625 líneas y 50Hz de la televisión de siempre, hemos llegado a 2160 líneas y ya se habla incluso de 4320 lineas.

Los equipos que realizan esta conversión no son sencillos ya que de alguna forma, tienen que almacenar (grabar) la información correspondiente al video original y “leerla” con unos tiempos distintos, que se correspondan  con lo que acepta nuestra pantalla.

Para grabar cualquier cosa en memoria, lo primero que tienen que suceder es que la información esté en formato digital. Cuando trabajamos con fuentes digitales  (DVI, HDMI o SDI) podemos utilizar directamente los datos de señal, pero cuando tratamos con señales analógicas (VGA, XGA, etc) es fundamental que la conversión se haga con gran precisión, es decir, con el mayor número posible de bits de color y con los mismos parámetros de H y V con los que se generó la señal. Si además la señal original es video compuesto (PAL o NTSC) la cosa se complica aún más ya que primero hay que convertirla en componentes analógicas (RGB o YUV).

Una vez tenemos llena la memoria de al menos un cuadro, ya podemos empezar a leela y es aquí donde además del problema de tiempos horizontal y vertical, surge el problema de “inventarnos” o “hacer desaparecer” los pixel que nos falten o sobren. ¿Por qué tenemos que hacer este proceso?

Muy sencillo, tomemos la señal de baja definición PAL estándar de 768 pixel por línea e intentemos encajarla en una pantalla HD actual que dispone de 1920 pixeles en horizontal. Nos faltan la friolera de 1.152 pixeles. ¿De dónde los vamos a sacar? Si duplicáramos cada uno de los originales tendríamos 1.536 y nos seguirían faltando 384 para completar la pantalla en horizontal. Es en este proceso donde se diferencia la calidad de nuestro escalador, ya que necesitamos hacer muchos cálculos en muy poco tiempo si queremos averiguar qué valores de RGB tiene cada uno de los pixel de una pantalla de gran resolución cuando pretendemos mostrar a pantalla completa una imagen de baja resolución. Los equipos más caros procesan varios cuadros consecutivos y analizan la señal de los píxel aledaños para calcular lo que deben mostrar mientras que los equipos económicos realizan menos cálculos con un resultado muchas veces lamentable ya que se producen artefactos tales como pixelaciones, arrastres e temblores en las líneas verticales.

Todos los efectos anteriores son más evidentes cuanto más grande es la pantalla, llegando al extremo en proyección en pantalla grande, donde todos hemos visto vídeos imposibles de seguir sin acabar con dolor de ojos.

Es difícil decidir cuál de los sentidos es más difícil. Si tenemos una señal de 1920 pixeles e intentamos mostrarla en una pantalla capaz tan solo de darnos 768 pixel, ¿qué pixeles deben desaparecer? ¿Los pares o los impares? Igualmente se hace necesaria la interpolación y el cálculo de que es lo que se debería perder, para lo que es necesario analizar el movimiento e incluso el contenido de la propia imagen.

Muchas veces nuestro proyector o monitor es capaz de mostrar prácticamente cualquier resolución y no somos conscientes de que para hacerlo, internamente está escalando la imagen para adaptarla a su resolución “nativa”. Muchas pantallas de plasma eran capaces de mostrar una señal HD de 1920 pixel, pero cuando mirábamos las especificaciones del equipo descubríamos que en realidad eran 1366 pixeles. La resolución nativa de una pantalla o proyector es el número físico de pixeles que componen la imagen. Cualquier señal que no sea exactamente de ese tamaño sufrirá un escalado.

En una sala de presentación, cuando disponemos de varias fuentes que debemos proyectar y queremos obtener la mejor resolución posible en pantalla, deberíamos utilizar un selector que incorpore escalador, en el que podamos fijar la resolución de salida a la resolución nativa de nuestro proyector y que nos permita seleccionar cualquiera de las fuentes sin tener que preocuparnos de cómo nos llega.

El Cypress CSLUX-300I dispone de entradas en prácticamente cualquier formato. Compuesto, componentes, VGA, HDMI y SDI, con posibilidad de salida en HDMI o VGA con audio separado para atacar al sistema de sonido. Es una excelente solución, con unas buenas prestaciones a un precio razonable.

La conversión más habitual en la actualidad es la necesaria para que podamos visualizar en nuestra pantalla plana de TV con entrada HDMI, la salida de un PC. Para esta aplicación, el CYPRESS CP-261HS es el equipo ideal ya que no solo convierte la salida VGA en HDMI, sino que además incorpora el audio L/R del PC.

¿Cuál es el próximo tema que te gustaría que tratásemos?

1 thought on “Scan converters: Conversores de barrido

Leave comment